La extraña muerte de Elisa Lam

El 31 de enero de 2013 se produce la desaparición de Elisa Lam, una joven canadiense de 21 años de origen asiático, en la ciudad de Los Ángeles en Estados Unidos. La joven estudiante se encontraba en una visita turística por la ciudad alojándose en el famoso hotel Cecil. Su desaparición podría haber sido una de tantas otras excepto por lo extraño del descubrimiento que se hizo tres semanas después y por un misterioso video de las cámaras de seguridad del hotel.

Los padres de Elisa denunciaron su desaparición después de perder el contacto con ella y la policía de Los Ángeles se puso de inmediato a investigar lo sucedido. Se emitió por televisión la noticia de su desaparición, los periódicos se hicieron eco de la noticia e incluso se repartieron carteles con su fotografía, pero el resultado fue nulo.

Elisa Lam

El 19 de febrero, los clientes del hotel comenzaron a quejarse del agua de las habitaciones. Salía de los grifos con un color oscuro y tenía un nauseabundo olor, por lo cual la dirección del hotel encargó a mantenimiento la revisión de los depósitos de agua alojados en la azotea del edificio.

Los encargados hicieron un macabro descubrimiento. En uno de los depósitos se encontraba un cuerpo en plena descomposición. Era el cuerpo de Elisa Lam.

Se realizó la autopsia al cadáver y no los forenses no encontraron marcas ni signos de violencia, tampoco de lucha por parte de Elisa. Ni un golpe o rasguño. El análisis toxicológico no revelo la presencia de sustancias como alcohol, medicamentos o drogas. La causa de la muerte fue determinada como ahogamiento, apoyándose en el agua encontrada en sus pulmones, que correspondía con la misma que se encontraba en el depósito. Se calificó su muerte como accidental.

El Hotel Cecil

Sin embargo, se planteaba un misterio que no ha sido resuelto hasta la fecha. Para acceder a la azotea, Elisa hubo de pasar por una puerta de incendios, la cual estaba conectada a una alarma en una central de vigilancia. La compañía no había recibido alerta alguna de aquella alarma. Además, hubo de pasar por una segunda puerta, la de la azotea, que al igual que la primera también tenía alarma.

Si este hecho era extraño, aún más lo era imaginar como la chica había llegado a lo alto del depósito. Tenía una escalera de difícil acceso, y una vez arriba, el depósito estaba sellada con una enorme y pesadísima tapa imposible de mover por una sola persona. Pero en el supuesto de poder moverla ¿cómo pudo ponerla de nuevo Elisa en su sitio si estaba flotando en el agua? Y lo más extraño, aunque hubiese podido ¿cómo volvió a cerrar sus cerraduras estando dentro del depósito y con la propia tapa ya colocada?

Si todo esto era extraño, lo peor estaba por llegar. Se descubrió un video grabado el día 1 de febrero por las cámaras de seguridad del hotel en el cual se ve a la joven entrando en un ascensor. En la grabación se ve como pulsa los botones del ascensor en varias ocasiones sin que las puertas se cierren, como sería lo lógico.

Puede apreciarse como Elisa está nerviosa e inquieta, parece tener prisa, da la sensación de que entra en el ascensor huyendo de algo o alguien. A continuación, se pega a la pared del ascensor como no queriendo ser vista. Pero la puerta continúa sin cerrarse.

El tiempo pasa, pero en el video no aparece nada de que esconderse, pero Elisa sigue asustada. Poco después asoma la cabeza al pasillo y vuelve a meterse en el ascensor. Acto seguido sale completamente al pasillo y habla haciendo gestos con brazos y manos. De nuevo entra y pulsa los botones, pero las puertas no se cierran. Se asoma de nuevo y sale al pasillo, donde desaparece. Poco después las puertas del ascensor se cierran.

Debido a este video, los forenses apuntaron como posibilidad un desorden bipolar que justificase el comportamiento de la chica, pero sus padres negaron que fuese así y el médico de Elisa certificó que no padecía trastorno alguno.

 

Este es el video de Elisa en el misterioso ascensor

Al caso de Elisa hay que sumarle la reputación y la historia del hotel Cecil. El edificio fue construido en 1920 y era conocido por ser un lugar en el que varios suicidas perdieron la vida. También fue el lugar donde se vio por última vez con vida a Elizabeth Short, conocida como La Dalia Negra, una actriz que apareció en un descampado con el cuerpo seccionado por la cintura.

Elizabeth Short la «Dalia Negra»

En los años 50 el hotel comenzó a sufrir de mala fama debido a la aparición de sombras inexplicables. Los clientes, además, decían sentirse acompañados por algo en las habitaciones, e incluso sentir sensación de manos que apretaban el cuello. Llegados los 60, dos famosos asesinos en serie se alojaron de manera regular en el establecimiento. Se trataba de Richard Ramírez, también llamado The Night Stalker y Jack Unterweger, que asesinó a 14 prostitutas en la ciudad.

Richard Ramírez (The Night Stalker) y Jack Unterweger

El caso de Elisa Lam continúa siendo un misterio que quizá nunca será resuelto debido a la multitud de extrañas circunstancias que nadie supo explicar.

¿A que piensas que se debió la muerte de Elisa Lam?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies