Los fantasmas de la rectoría de Borley

A mediados del siglo XIX, en 1863, se levanta el edificio de la rectoría de Borley, situado entre los condados de Essex y Suffolk en Inglaterra. Era un edificio de estilo victoriano con dos plantas en ladrillo rojo y contaba con 23 habitaciones. El artífice de su construcción y primer inquilino del edificio fue el sacerdote E. D. Bull.

Todo transcurría con normalidad hasta que pasados unos meses comenzaron a manifestarse curiosos e insólitos hechos. La familia Bull vivió en la rectoría desde 1863 a 1927, periodo en el cual los fenómenos fueron en aumento y atestiguado por los lugareños. Se le considera el lugar más encantado de toda Inglaterra.

 

El reverendo Bull

No fue hasta el momento en que el sacerdote Eric Smith se estableció en la rectoría cuando todo salió a la luz. Es el propio religioso quien contacta con el diario Daily Mirror y relata los fenómenos que sucedían en Borley. Eran muy variados y frecuentes, y consistían en tintineo de campanillas y timbres, pasos en habitaciones vacías, llaves que saltaban solas de las cerraduras, piedras que caían del tejado, movimiento de objetos, gritos y sonidos de carruajes invisibles en las inmediaciones y sobre todo destacaba la aparición de una figura ataviada con hábitos de monja en el jardín. Se llegaron a contabilizar más de 2000 sucesos.

La rectoría de Borley

El 10 de julio de 1929 el periódico publica un artículo en el que se relataban los hechos, y su editor contacta con el investigador paranormal Harry Price. El investigador era miembro de la Society Psychal Research y fundador de National Library of Psychal Research.

Harry Price

Equipo de Harry Price

Al tercer día de la estancia de Price en la rectoría, se celebra una sesión espiritista en la que participan el propio Price, el reverendo Smith y su esposa y una médium. El resultado fue sorprendente. El espíritu del ya difunto sacerdote Bull les informa del pasado truculento del lugar. Un pasado repleto de muerte en incidentes. En el pasado siglo XVIII se produce una relación amorosa entre un sacerdote del antiguo convento construido anteriormente en el lugar de la rectoría, y una monja del claustro de Bures, a 13 Kms.

Los dos serían capturado y ejecutados. El sacerdote decapitado y la monja encerrada hasta su muerte en el convento. Muy poco después se empezaron a producir apariciones fantasmales ataviadas con hábitos religiosos.

Supuesto fantasma en las inmediaciones de la rectoría

Una semana después de la sesión, la familia Smith abandona el edificio al no soportar más los sucesos. Es en ese momento cuando Price abandona la investigación.

Pasa un año y un nuevo reverendo se establece en el lugar. Se trata de Lyonel Foyster junto a su esposa Marianne. Se da el hecho de que Foyster era primo del reverendo Bull. Durante los primeros meses de su estancia en la rectoría, los fenómenos pararon, pero poco después comenzaron a manifestarse de nuevo los tintineos de las campanillas, a lo cual se unieron la materialización de relojes y monedas. Pero el hecho más misterioso era la aparición de frases en las paredes pidiendo auxilio. Eran tales como » Por favor ayúdame Marianne» y «No puedo entender, dime más».

 

Marianne Foyster
Price junto a Foyster y su familia

El reverendo Foyster decide contactar de nuevo con Harry Price, el cual se presentó con equipo técnico y dos empleados. El propio Price fue testigo de un mensaje en las paredes muy significativo como después se comprobó. «Esta casa será pasto de las llamas».

Los mensajes en las paredes aludiendo a Marianne

A causa de todo lo acontecido, Marianne sufrió una alteración psíquica y los Foyster abandonan el lugar en 1935, momento en el cual Price alquila la rectoría el día 19 de mayo de 1937 y se aloja allí hasta finales de 1938. Para continuar la investigación solicitó la colaboración de voluntarios que además no tuvieran experiencia en percepción de fenómenos paranormales. Para ello colocó un anuncio en el periódico The Times. Reclutó a 48 voluntarios los cuales permanecieron como tal durante año y medio. Todo ellos presenciaron la manifestación de los fenómenos.

La iglesia de la rectoría hoy día

La fecha clave llegó el 27 de febrero de 1939. El capitán W.H. Gregson, que en esas fechas era el morador de Borley se encontraba en la biblioteca cuando una lámpara estalló por si sola estrellándose en el suelo. El fuego se extendió y la mansión ardió por completo tal y como rezaba el famoso mensaje en la pared.

No quedó más remedio que demoler el edificio, y durante tal hecho se descubrieron restos óseos humanos que quizá perteneciesen a la monja encerrada antaño entre las paredes de la rectoría. Price encargó darles sepultura y con ello dio el caso por cerrado. Un reportero del diario Live llegó a fotografiar un ladrillo desplazándose delante del edificio sin que nadie lo hubiese lanzado.

Sepultando los restos de la supuesta monja
El ladrillo desplazándose durante la demolición

Ya en 1956, dos miembros de Society Psychal Research, Hope y Douglas, solicitaron revisar el trabajo de Harry Price, y el resultado fue el libro El encantamiento de la rectoría Borley. En él se afirmaba que muchos de los hechos habían sido fraudulentos y que el mismo Price había participado en ello.

Sin embargo, un libro publicado posteriormente, Los fantasmas de Borley: anales de la rectoría encantada (1973) y un equipo de investigaciones paraspicológicas (1974) reafirman los métodos de Price y certifican que los fenómenos se siguen produciendo. Incluso años después dos ingenieros, Frank Parry y Jhon Fay de nuevo certificaron la existencia de los fenómenos como denotan sus propias palabras:

«Hemos grabado —explicaba el informe de los estudiosos— cientos de ruidos extraordinarios, pisadas, golpes y demás. En una ocasión localizamos un centro de perturbación cerca del sepulcro Waldegrave; era tangible, como un torbellino de energía. Cuando se pasaba la mano por él, se sentía una especie de cosquilleo, como el que produce la electricidad estática. En otra ocasión llegamos a escuchar un profundo gruñido […].»

 

¿A qué tipo de fenómenos crees que se debe el encantamiento de la rectoría de Borley?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Alert: El contenido está protegido !!